Pilates, la mejor fórmula para reducir el estrés de enero

Superadas las fiestas, los regalos y los excesos, llega enero. Un mes frío en el que se vuelve a la rutina, comienza un nuevo ciclo cargado de incertidumbres y, por si fuera poco, se suma el agobio de los propósitos por cumplir. Los hay que se los toman a la ligera y los que llegan a saturarse proponiéndose comenzar una dieta, dejar de fumar y participar en un Spartan Race todo al mismo tiempo. Pero como en esta vida siempre hay un equilibrio, a lo largo de este post descubriremos por qué el pilates es la mejor fórmula para reducir el estrés de enero.

El pilates ayuda a estructurar las respuestas del cuerpo.

Hace apenas tres años, un equipo de neurocientíficos de la Universidad de Pittsburgh (EEUU) evidenció una relación en la que corteza cerebral y médula suprarrenal se unían a través de infinidad de redes neuronales, dando como resultado la respuesta automática del cuerpo en situaciones estresantes.

Sesiones de pilates para grupos reducidos

Ya sea durante una presentación en público, frente a tu jefe o esa posible pareja, se trata de situaciones en las que la excesiva preocupación, miedos o lo que sea, hacen que el cuerpo se bloquee sin ejecutar el plan que teníamos pensado; situaciones en las que claramente se ha evidenciado la fuerte influencia que la mente ejerce sobre el cuerpo. Sin embargo, no todo está perdido, ya que investigaciones como la ya citada han demostrado que el pilates, la meditación o, en su defecto, el yoga son muy efectivos para la estructuración y organización de las respuestas del cuerpo ante el estrés.

Para aquellos poco familiarizados con esta disciplina, el método pilates fue desarrollado a mediados de siglo XX por Joseph Hubertus Pilates, y se basa fundamentalmente en el control. Cada ejercicio requiere de una gran capacidad para controlar la posición del cuerpo, los movimientos y la respiración, por lo que resulta vital estar concentrado durante su práctica. En Richelli’s Osteopatía y Fisioterapia consideramos que el entorno también juega un papel importante, por ello a la hora de establecer esa conexión cuerpo-mente apostamos por las sesiones de pilates para grupos reducidos guiadas por nuestros fisioterapeutas especializados. De este modo los alumnos reciben una atención más personalizada y resulta más fácil alcanzar los objetivos personales.

Bienestar físico, el requisito para la felicidad.

Enero, al igual que el temido septiembre, es sinónimo de rutina. La vuelta al día a día y un frenético ritmo de vida en el que debemos conciliar lo laboral con lo personal, en numerosas ocasiones nos conducen al estrés y la ansiedad. He aquí donde se hace extremadamente necesario darse un respiro y desconectar. La fusión de ejercicios enfocados al fortalecimiento de la musculatura y la mejora de la flexibilidad y la agilidad, hacen del pilates la mejor fórmula para reducir el estrés de enero. Su versatilidad y adaptabilidad facilitan que el alumno desconecte y reduzca los problemas del día, por lo menos durante la duración de la sesión.

Según el creador del método pilates “el primer requisito de la felicidad es el bienestar físico”. Bajo esta premisa el pilates no tiene como objetivo la quema de calorías, sino conseguir el perfecto equilibrio entre cuerpo y mente. Por ello, en las sesiones se suelen proponer ejercicios adaptados a la condición física de cada uno, poniendo especial énfasis en la respiración y capacidad de concentración. Solo así es posible mantener un estado mental libre de preocupaciones, capaz de prevenir enfermedades. Y es que, como bien se dice, ‘el cuerpo es el reflejo de la mente’.

Ahora que sabes que el pilates es la mejor fórmula para reducir el estrés de enero, ¿estás listo para iniciar tu propósito de año nuevo? Contacta con nosotros.