¿Sabías que competir con el nivel de activación adecuado mejora tu rendimiento? Todo deportista sabe que no puede entrar a competir ni muy tenso, ni muy relajado. Debes buscar ese nivel óptimo de activación que te permita darlo todo sin que los nervios se apoderen de ti.

Y es que, el nivel de activación es como un termostato que sube o baja, según las circunstancias. Cuando empezamos a calentar empieza a incrementarse y debería hacerlo hasta un estado tal que nos permita estar atentos y en alerta, con energía pero sin desbordarse.

¿Cómo ajustar este termostato en dos minutos?

Antes de competir o de un entrenamiento de exigencia media-alta práctica durante dos minutos la respiración 3+6. Inspira 3 segundos y espira 6 segundos, tras los dos minutos, revisa de nuevo tus pulsaciones y verás el reajuste en tu nivel de activación