En anteriores entradas comentamos algunas acciones que llevamos a cabo en el puesto de trabajo y que afectan de forma negativa en nuestra postura. Pero como nuestra día a día no es solo trabajo, ¿qué sucede en otros aspectos de nuestra vida? Cosas tan asimiladas como dormir, conducir, caminar… Pues para esos momentos hemos preparado unos consejos para mejorar la higiene postural en el día a día que a más de uno de ayudará.

No mirar el móvil mientras caminas

A más de uno puede que le resulte complicado seguir este consejo. Es más que evidente que el móvil se ha convertido en una extensión más de nosotros, pero ir pendiente de él mientras vas caminando sobrecarga la zona cervical. Lo ideal para mantener una correcta higiene postural es llevar la cabeza erguida, hombros relajados y bien alineados con las orejas y las caderas. A ser posible, se recomienda balancear los brazos un poco y, por supuesto, ¡disfrutar de las vistas del camino!

Dormir en posición fetal

Dormir puede que sea la acción que más condiciona nuestra higiene postural. Y es que, si tenemos en cuenta que de media un adulto duerme aproximadamente 8 horas, la forma en que se lleva a cabo afecta de manera considerable. La posición ideal para una correcta higiene postural es la fetal, colocándose de costado y con las rodillas ligeramente flexionadas. Por contra, dormir boca abajo es una postura poco recomendable debido a que, al tener que girar la cabeza para respirar, se modifica la curvatura cervical de forma antinatural, la columna se arquea, aumentando la curvatura lumbar y poniendo en tensión los ligamentos y la musculatura lumbar, lo que puede favorecer la aparición de una lumbalgia.

Ajustar los elementos del coche

Consejos para mantener una buena postura

¿Cuántas veces has subido al coche y te has notado rígido o tenso? Seguro que la inmensa mayoría. E incluso puede que sea uno de los causantes de tu predisposición a estar malhumorado al volante. Pese a que en la autoescuela aconsejan ajustar todos los elementos de nuestro vehículo, las prisas hacen que olvidemos lo importante que es este acto no solo por seguridad, sino por salud postural.

En relación a nuestra postura en el coche no hablaremos de los retrovisores, sino que pondremos el foco en el reposacabezas. Ese gran olvidado que consideramos un mero elemento decorativo y que representa el mejor aliado de las cervicales, ante una frenada brusca como para descanso si llevamos mucho tiempo al volante. El reposacabezas siempre tienen que ir colocado unos centímetros por encima de la cabeza, y la distancia de apoyo mientras conducimos no debe superar los dos centímetros. Colócalo de forma que puedas apoyar la cabeza esperando al semáforo, durante un atasco o un trayecto recto sin atasco.

Colocación de bolsos, bandoleras y bolsas

Pese a ser las mujeres el grupo mayormente afectado por este hábito, el mal uso de bolsos, mochilas y bandoleras es de los más interiorizados en nuestra sociedad. Ya sea el tradicional uso de un mismo hombro, o la vertiente ‘fashion’ con las asas colocadas en el antebrazo y el codo doblado hacia arriba o recto, se ha demostrado que pueden provocar desgarros en los músculos e inflamación en los tendones del hombro. Por ello se recomienda intercambiar de lado el bolso o mochila cada cierto tiempo y, en caso de cargar bolsas, intentar siempre que sean pares y equilibrar el peso entre ambos brazos.

Estos son algunos consejos para mejorar la higiene postural en el día a día. Ahora cuéntanos, ¿cuáles son tus malos hábitos y de qué forma tratas de corregirlos?