El buen tiempo, los largos días soleados y cómo no, la tan temida operación bikini, hacen de la primavera la temporada en la que más personas se animan a realizar actividades deportivas. Con miras al verano y lucir lo mejor posible, nos aventuramos a hacer ejercicio obviando nuestra condición física y está es la principal razón por la que primavera es la época con más lesiones deportivas.

Falta de preparación y entrenamiento

Según la Sociedad Española de Traumatología del Deporte (SETRADE), el 25 % de las lesiones deportivas sufridas durante esta época se deben a la falta de entrenamiento durante el resto del año. Y es que, basta con ver que ‘winter is comming’, para colgar las zapatillas y quedarse en casa para huir del frío.

Sin embargo, con la llegada del buen tiempo sucede todo lo contrario. Inmediatamente nos da por salir a la calle y pasamos de la inactividad al sobreesfuerzo y eso conlleva fatigas musculares y otra serie de lesiones osteoarticulares. Por ello, es recomendable incorporar el deporte en nuestro día a día de forma progresiva y combinar los primeros días de ejercicio con sesiones de fisioterapia para minimizar agujetas e identificar posibles dolencias.

El dúo dinámico: calentar y estirar

Sea cual sea la época del año, la disciplina deportiva o el estado físico, si hay algo que no puede faltar a la hora de practicar cualquier deporte es: el calentamiento y el estiramiento. Dedicar unos minutos a estas dos fases pueden reducir la probabilidad de sufrir una lesión deportiva.

Para muchos puede resulta una pesadez pero, el calentamiento no solo ayuda a elevar nuestra temperatura corporal y nuestra frecuencia cardiaca, también contribuye en la lubricación de nuestras articulaciones y prepara nuestros músculos para la actividad física a realizar. Por su parte, estirar ayuda a desarrollar la elasticidad y flexibilidad corporal, disminuye la tensión muscular y corrige posturas corporales cotidianas.

¿Estás pensando en volver a hacer deporte? Antes de ello, contacta con tu fisioterapeuta Richelli’s y disfruta de una primavera sin riesgo a sufrir una lesión deportiva.