Clases de Pilates para Embarazadas

¿Me ayuda hacer pilates durante el embarazo?

Prepararse para uno de los momentos más especiales, así como favorecer la recuperación postparto son algunos de los principales motivos por los que cada vez más mujeres se suman a la práctica de ejercicios en el embarazo. Es en esa búsqueda de la actividad que mejor se adapta a tu estado, cuando muchas os planteáis si ayuda hacer pilates durante el embarazo. La respuesta es, sí. Y es que el método pilates es un entrenamiento físico en el que la mayoría de los ejercicios se realizan mediante movimientos suaves y lentos, con el principal objetivo de reforzar la musculatura, mejorar la respiración y aumentar el control, fuerza y flexibilidad de nuestro cuerpo.

Reduce tus dolores de espalda

Mientras tu bebé crece en tu interior, los músculos de la pared abdominal van estirándose poco a poco, hasta el punto de llegar a debilitarse y provocar fuertes dolores en la espalda o en la pelvis. Es por ello que, dentro de las rutinas de pilates para embarazadas, se hace especial atención a los ejercicios de tonificación de dichos músculos, de tal modo que el cuerpo esté lo más preparado posible para cargar con ese peso extra y para la fuerza expulsiva que se ejercerá durante el parto.

Además de ello, el fortalecimiento de estos músculos también se convierte en un arma más frente a la diástasis. Una patología muy común en embarazadas, provocada por la separación de parte de los músculos abdominales. Esta división provoca un aumento de volumen en la zona del abdomen, y suele ir acompañada de otras molestias como asociadas a digestiones pesadas, estreñimiento, gases y otros tipo de problemas digestivo.

Fortalece tu suelo pélvico

Durante el embarazo se producen una serie de cambios en el cuerpo que requieren de un mayor cuidado. Músculo que antes controlabas con facilidad, como los que componen el suelo pélvico, suelen debilitarse y generan situaciones que pueden resultar comprometedoras. Pero no todo está perdido. Hacer pilates durante el embarazo ayuda a aprender a contraer y relajar toda la musculatura del periné, fortaleciendo esa región y evitando que se produzcan pequeñas pérdidas de orina cuando toses, estornudas o, incluso si levantas algo de peso.

Es más que evidente que embarazo es posiblemente una de las experiencias más bonitas. La ilusión de saber que tu bebé está creciendo en el interior de tu cuerpo, trae consigo una mayor preocupación por adoptar unos estilos de vida saludables entre los que la práctica de ejercicio juega un papel importante. Sin embargo, no todo es válido, así que antes de aventurarte a realizar cualquier actividad, por sencilla que resulte, te recomendamos consultar a tu ginecólogo y hacerlo bajo el asesoramiento de profesionales.

Ahora que se han resuelto tus dudas sobre si ayuda hacer pilates durante el embarazo. ¿Te animas a probar nuestras clases de pilates para embarazadas?